¿Qué tipo de defectos se detectan en una ITV?

Defecto leve: Debe repararse lo antes posible sin que se exija una nueva inspección para comprobar que ha sido subsanado.

Defecto grave: Inhabilita al vehículo para circular por las vías públicas excepto para su traslado al taller o, en su caso, para la regularización de su situación y vuelta a la estación ITV para nueva inspección.

Defecto muy grave: La utilización del vehículo supone un peligro para sus ocupantes o para los demás usuarios de la vía pública. En este caso el traslado del vehículo debe hacerse por medios ajenos al mismo.

 
0