VEIASA PARTICIPA EN EL III CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE TECNOLOGÍAS Y PRÁCTICAS EXTERNAS

• CoRubric16 ha sido organizado por la Universidad de Málaga

Los días 13, 14 y 15 de octubre se ha celebrado en Málaga el III Congreso Internacional “Corubric16″, Tecnologías para la evaluación del Practicum y las prácticas externas en contextos multidisciplinares. Organizado por la Universidad de Málaga, se abordaron las posibilidades de las TIC para la tutorización del eportafolios para las prácticas externas, así como los modelos pedagógicos del eportafolios y las diferentes tecnologías que permiten documentar, comunicar y evaluar los aprendizajes de las prácticas externas.

Concretamente, Pablo Sánchez Morales, Técnico Adjunto de la Unidad de Formación, representó a VEIASA en un foro directamente relacionado con el mundo de la formación y las prácticas, en el que la empresa demuestra su interés año tras año. Su participación se desarrolló en una mesa redonda que tenía por título “Las prácticas externas, una visión desde las empresas e instituciones educativas”, moderada por la Doctora de la Universidad de La Laguna, Gloria de la Cruz Guerra.

Pablo Sánchez abordó la implantación de sistemas de calidad, certificaciones y acreditaciones en las empresas que obligan a un periodo de formación inicial prolongado. En este sentido, las prácticas juegan un papel crucial, pues permiten formar a futuros profesionales. Concretamente en el caso del VEIASA, el alumnado realiza formación de carácter obligatorio como los cursos de PRL, emergencias o medioambiente. Además, cada alumno o alumna en prácticas, ya sea personal inspector, técnico o administrativo dispone de un itinerario formativo específico.

En general, la filosofía de la empresa es que las prácticas aumentan las posibilidades de incorporación al mercado laboral o, al menos, sitúan al alumno o alumna en una posición prioritaria respecto a quienes no las han realizado. Esta situación debe ser asumida por las Facultades que, después de los cambios producidos por el Plan Bolonia, se han visto desbordadas por el hecho de ser imprescindible la realización de al menos un Practicum curricular para la obtención de todas las titulaciones.

Un modelo a seguir podría ser el establecido por los centros de Formación Profesional, que llevan años gestionando las prácticas de su alumnado a la conclusión de cada titulación. Finalmente, los alumnos y alumnas deben valorar la realización de prácticas o becas como un periodo complementario en su formación y una oportunidad de encontrar un empleo.