VEIASA COMIENZA LA CAMPAÑA DE VERIFICACIÓN DE TAXÍMETROS EN TODA ANDALUCÍA

• Desde este año, se implementará un nuevo sistema desarrollado por VEIASA que ha obtenido la acreditación ENAC

En defensa de los intereses de las personas usuarias del servicio de taxi, el taxímetro, como instrumento de medida relativo al consumo, está sometido a control metrológico. Esta función la realiza VEIASA en nuestra comunidad autónoma como empresa adscrita a la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio. En 2016, VEIASA verificó un total de 8.361 taxímetros en sus ocho laboratorios provinciales.

La Orden ITC/3709/2006, de 22 de noviembre regula el control metrológico sobre los taxímetros, es decir, su verificación. Se entiende por verificación el conjunto de exámenes administrativos, visuales y técnicos que tienen por objeto comprobar y confirmar que un taxímetro en servicio tiene las características metrológicas que le sean de aplicación, en especial en lo que se refiere a los errores máximos permitidos, así como que funcione conforme a su diseño y su reglamentación específica. Esto se comprueba tanto en los casos de verificación después de una reparación o una modificación de tarifa, como cuando se trata de tipo periódica cada año.

VEIASA ha desarrollado un nuevo sistema de verificación de taxímetros por GPS que aporta numerosas ventajas en la prestación del servicio en comparación a cómo se desarrollaba esta prueba hasta ahora. En cuanto a fiabilidad y precisión, la verificación por GPS ofrece mejores resultados que el banco de rodillos. Por otra parte, desde el punto de vista operativo, además de conseguir disminuir sensiblemente la duración de las campañas de verificación, se ha conseguido que el personal verificador esté menos expuesto a los humos y al ruido.

El nuevo método fue auditado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), que comunicó posteriormente la obtención de la acreditación.

El sistema de verificación de taxímetros tradicional necesita que las ruedas del taxi permanezcan mucho tiempo sobre un banco de rodillos, generando ruido y gases de escape, interferencias con otras pruebas de verificación y deslizamientos de las ruedas en los rodillos entre otros inconvenientes. La verificación por GPS, sin embargo, permite poner a prueba el taxímetro con el vehículo en condiciones reales de uso, evitando el empleo de factores de corrección y otros problemas que surgen en los bancos de rodillos.

La novedad que incorpora este sistema y que lo diferencia de otros, es que el método desarrollado por VEIASA visualiza continuamente la lectura del taxímetro mediante una cámara instalada al efecto y un OCR que interpreta la información obtenida. A partir de ahí, el software desarrollado proporciona información muy precisa de los valores medidos y, en su caso, de los errores del taxímetro.

Superada la fase de verificación, se hace constar la conformidad del taxímetro mediante la adhesión de una etiqueta en un lugar visible del mismo de manera que la persona usuaria del taxi pueda observarla. Igualmente, se emite un certificado de verificación y se reprecinta el instrumento.

Cada ayuntamiento es competente para fijar las tarifas de sus taxis. Pero cuando se produce una modificación de las mismas, es necesaria una verificación que someta a examen la manipulación que ha realizado el reparador autorizado para el cambio de tarifa. Aunque no hubiese una manipulación del taxímetro, la verificación tiene una caducidad anual.