La nueva ITV de Morón de la Frontera contará con una inversión de 1,5 millones y atenderá a 56.000 ciudadanos

Ávila destaca que la estación reducirá en 550.000 kilómetros anuales los desplazamientos y de 30 a 12 kilómetros la distancia media a la ITV

El consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, ha anunciado en Morón de la Frontera (Sevilla) que la Junta de Andalucía construirá una nueva Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en este municipio sevillano, un proyecto que tendrá una inversión de 1,5 millones de euros y que atenderá a 56.300 ciudadanos de la provincia.

Ávila ha explicado que esta ITV se enmarca en la apuesta que el Gobierno andaluz realiza desde 2006 para aumentar la capacidad de inspección de las estaciones de ITV y reducir los tiempos de espera del ciudadano. En este sentido, el consejero ha indicado que durante esta legislatura se han impulsado más de una docena de nuevas ITV en toda Andalucía y se han ampliado 14 ya existentes, que lo que ha incrementado en 900.000 inspecciones la capacidad de la red de estaciones de la región.

Estas actuaciones han supuesto una inversión superior a los 30 millones de euros y han tenido un reflejo en la valoración que los ciudadanos hacen de este servicio, que alrededor del 90% califican de "muy alta" calidad.

El consejero ha señalado que la ITV de Morón de la Frontera mejorará la prestación de este servicio a los ciudadanos de la provincia de Sevilla, que actualmente tienen a su disposición 8 estaciones situadas en Utrera, Carmona, Écija, Gelves, La Rinconada, Alcalá de Guadaira, Cazalla de la Sierra y Osuna.

La ubicación de las ITV se realiza siguiendo una serie de criterios de eficacia y eficiencia, tanto de previsión de demanda, como de desplazamientos. En el caso de Morón de la Frontera, la elección ha estado determinada por ser un municipio cuyos residentes recorren una media de más de 150.000 kilómetros al año para realizar la ITV.

Características del proyecto

La ITV de Morón prestará servicio a cuatro municipios de la provincia (Morón de la Frontera, Arahal, Paradas y Coripe) y se situará en terrenos que cederá el ayuntamiento sevillano.

Esta infraestructura aumentará la capacidad de la provincia hasta 690.000 inspecciones al año y supondrá la creación de siete puestos de trabajo directos, además del empleo indirecto relacionado con el mundo del motor que se genera en torno a un equipamiento de este tipo.

Contará con dos líneas de inspección de vehículos, con equipamiento y maquinaria de última generación, y tendrá capacidad para realizar hasta 30.000 inspecciones al año, lo que cubre totalmente la demanda de la zona, situada en unas 16.000 inspecciones anuales.

De este modo, aliviará parte de la demanda que actualmente absorbe la estación de Utrera y ahorrará a los ciudadanos 550.000 kilómetros en desplazamientos, que suponen un coste estimado de 62.000 euros al año, además de evitar la emisión a la atmósfera de 85 toneladas de Dióxido de Carbono.

La Red de ITV de Andalucía está formada actualmente por 56 estaciones fijas, así como 14 unidades móviles especializadas en vehículos agrícolas y ciclomotores.