LA E-ITV O TARJETA ITV ELECTRÓNICA SERÁ UNA REALIDAD EL PRÓXIMO AÑO

  • Desde la matriculación hasta el aviso de la caducidad de la inspección: adiós al documento en papel timbrado de color verdoso

La nueva tarjeta ITV se implantará en el cien por cien de los casos a lo largo del próximo año 2014. La e-ITV reducirá los tiempos de matriculación, dificultará los errores en los datos, abaratará los gastos de gestión y evitará el extravío de la documentación del vehículo. De esta forma, diremos adiós a la ficha técnica del vehículo o documento de papel timbrado de color verdoso.

La ficha ITV electrónica es un proyecto que ya está en marcha por parte de la Dirección General de Tráfico con la colaboración de SEAT y en el que se lleva trabajando desde 2009.

Mediante este nuevo proceso de gestión, el fabricante envía los datos técnicos de sus vehículos electrónicamente a la DGT, que los recibe en el Registro de Vehículos Prematriculados. Allí se validan esos datos y se asigna un Número de Identificación de Vehículo, el NIVE, que está formado por 32 dígitos y es una especie de DNI del vehículo. Cuando la persona que ha adquirido el vehículo inicie el trámite de matriculación, recibirá esta tarjeta ITV electrónica en papel, en la que constará el NIVE, junto a un código de barras. A este Registro tendrán acceso todas las Administraciones.

Se trata de un proceso más eficiente que el actual, puesto que la matriculación pasa de realizarse en 3 o 4 días, a poder hacerse efectiva en horas. En las pruebas que se han realizado hasta el momento, ya hay unos 8.000 vehículos matriculados mediante este sistema.

Por otra parte, y el marco del mismo proceso de digitalización de la documentación de los vehículos, ya está en marcha la DEV (Dirección Electrónica Vial). Mediante este nuevo canal de comunicación, la DGT y las administraciones con competencias en materia de tráfico estarán en contacto con los ciudadanos y ciudadanas que se suscriban gratuitamente, que podrán recibir por correo electrónico la notificación del aviso de caducidad de la ITV, entre otras comunicaciones.

El cumplimiento con las inspecciones técnicas de vehículos es una preocupación social en la medida en que, por ejemplo, el balance definitivo de la siniestralidad del pasado año fijó la edad media de los vehículos españoles en 12,3 años y concluyó que el riesgo de fallecer o sufrir heridas de gravedad se duplica cuando los coches tienen más de 15 años. Además, un 6% de los vehículos del parque automovilístico español circula sin haber pasado la ITV y un 1% lo sigue haciendo tras una revisión negativa.

Aproximadamente la mitad del parque automovilístico español, con cerca de 30 millones de vehículos, está formado por unidades con más de nueve años de antigüedad, que son menos seguras y que tienen un mayor efecto sobre el medio ambiente.