COMIENZAN LAS INSPECCIONES TÉCNICAS EN CARRETERA PARA VEHÍCULOS INDUSTRIALES

• La DGT ha encomendado esta labor a la UTE formada por las empresas Supervisión y Control, Applus y VEIASA

A fin de dar cumplimiento a lo dispuesto en el Real Decreto 957/2002, de 13 de septiembre, por el que se regulan las inspecciones técnicas en carretera de los vehículos industriales que circulan en territorio español, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha encomendado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las entidades Supervisión y Control, Applus y VEIASA, la realización de algo más de 700 inspecciones en carretera.

Supervisión y Control es el concesionario del servicio de ITV en la Comunidad Autónoma de Galicia. Applus es una compañía multinacional dedicada a la inspección, ensayos y certificación, que presta servicios de ITV en buena parte del territorio español. Por su parte, VEIASA es la empresa del sector público andaluz encargada de la inspección técnica de vehículos en Andalucía.

Según la Directiva 2014/47/UE del Parlamento Europeo y del Consejo se considera que, a efectos de seguridad vial y protección del medio ambiente, la inspección técnica periódica de los vehículos industriales no es suficiente, por lo que es necesario realizar inspecciones técnicas selectivas en carretera para controlar el adecuado mantenimiento de los vehículos en circulación. El objetivo es que los vehículos industriales, con independencia del Estado de su matriculación, respeten los requisitos técnicos establecidos en la normativa reguladora.

Se entiende por vehículo industrial el destinado al transporte de personas con más de nueve asientos, incluido el conductor, y el utilizado para el transporte de mercancías de más de 3.500 kg, incluidos los remolques y semirremolques.

El alcance de la inspección técnica en carretera abarca la identificación del vehículo; el sistema de frenado; la dirección; la visibilidad; el alumbrado y la señalización; los ejes, ruedas y neumáticos; la suspensión; el chasis y elementos acoplados al mismo y las emisiones contaminantes.

La inspección puede ser favorable, desfavorable o negativa. Si se dan estos últimos resultados, ello implicará la prohibición o restricción de la utilización del vehículo hasta la reparación de los defectos graves o muy graves encontrados y comprobación de los mismos en una Estación ITV fija. Durante la inspección en carretera, la autoridad encargada de la vigilancia del tráfico o el inspector, también podría considerar necesaria una inspección más minuciosa de algún sistema de seguridad en una estación ITV fija, lo que daría lugar a una inspección complementaria a la misma.

Esta primera campaña de inspecciones en carretera se ha desarrollado durante la primera quincena del presente mes de diciembre y se ha centrado en las provincias de A Coruña, Alicante y Sevilla, siendo intención de la DGT seguir con este tipo de actuaciones en todo el territorio nacional en el año próximo.

En esta primera campaña, el porcentaje de vehículos que no superaron la inspección técnica en carretera ha sido de un 20%. Esto significa que a 144 vehículos se le detectaron defectos de tal naturaleza que ponían en riesgo la seguridad vial. El mayor porcentaje de defectos graves o muy graves encontrados, un 39%, fueron los relacionados con el alumbrado y la señalización, seguidos con un 18% los defectos en los ejes, ruedas y neumáticos, y con un 16%, las anomalías en el chasis y sus accesorios. Es reseñable que de los 170 defectos graves o muy graves detectados, 16 lo fueron por falta de visibilidad del conductor.

La Comisión Europea considera que la protección del medio ambiente y la seguridad vial deben ser prioridades para Europa. De esta forma se justifica el objetivo de “cero muertes” en el transporte por carretera en 2050, establecido en el Libro Blanco de la Comisión Europea, de 28 de marzo de 2011, “Hoja de ruta hacia un espacio único europeo de transporte: por una política de transportes competitiva y sostenible”.