LUIS ÁNGEL GUTIÉRREZ PANDO REPRESENTA A AECA-ITV EN LA CONVENCIÓN DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE CENTROS DE INSPECCIÓN DE AUTOMÓVILES DE PORTUGAL (ANCIA)

• El Director Técnico y de Operaciones de VEIASA expuso la situación actual del sector de ITV en España

Luis Gutiérrez fue el encargado de representar a AECA-ITV (Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos), en calidad de Vicepresidente Técnico, en la Convención de la Asociación Nacional de Centros de Inspección de Automóviles de Portugal (ANCIA), celebrada el pasado 18 de junio en Cascais. Con el título “España y los nuevos desafíos”, el Director Técnico y de Operaciones de VEIASA presentó su ponencia en unas jornadas cuya temática principal giraba en torno a la influencia de la calidad de las inspecciones de vehículos en la seguridad vial.

El directivo de AECA-ITV subrayó la naturaleza del servicio de ITV en España considerando que el bien jurídico a proteger es la seguridad vial y el medio ambiente a través de la inspección técnica de vehículos: “La ITV es un servicio público, de carácter obligatorio, que tiene por finalidad la acreditación, por parte de un operador imparcial e independiente, de que los sistemas de seguridad de los vehículos se encuentran en un estado que permite su circulación con plena garantía de seguridad activa y pasiva”, explicó. De esta manera, trasladó al auditorio la idea de que se trata, por tanto, de una función pública, un ejercicio de autoridad, razón por la que solo debería prestarse por entidades imparciales e independientes regidas por el principio de objetividad en sus dictámenes y bajo la supervisión directa de la Administración.

En dicha ponencia, se hizo alusión a la reciente Directiva 2014/45/UE, de 3 de abril de 2014 y a la Directiva 2006/123/CE conocida como Directiva de Servicios, que excluye de su ámbito de aplicación los servicios de transporte. Además, se describieron los modelos de gestión del servicio existentes en España: por gestión directa como es el caso de Andalucía; o por gestión indirecta a través de concesiones administrativas previa licitación pública y adjudicación a una entidad privada o mediante autorización.

Finalmente y en defensa de los principios antes señalados, se analizaron los distintos intentos de liberalización o desregularización del sector de ITV. En este sentido, se hizo alusión al Real Decreto Ley 7/2000, de 23 de junio que impuso la autorización administrativa reglada como modelo de gestión de la ITV por particulares. En 2005, el Tribunal Constitucional declaró que se habían vulnerado las competencias autonómicas en materia de industria, ya que son las Comunidades Autónomas las que pueden decidir el modelo de gestión del servicio de ITV.

En los mismos términos, Luis Gutiérrez expuso las consecuencias de la liberalización en las Comunidades Autónomas que adoptaron el modelo de autorización: la ciudadanía no sabe el precio real del servicio ya que se ofrecen descuentos de no se sabe qué precio, la administración ha perdido completamente su capacidad de planificación, la calidad de las inspecciones es cuanto menos dudosa y el empleo creado es precario, mal pagado y deficientemente formado, con el consiguiente riesgo de corrupción. Por otra parte, analizó las fortalezas de las entidades de inspección en las Comunidades Autónomas con modelos no liberalizados: la independencia, la vigilancia de las buenas prácticas, el rigor de la inspección y la ausencia de conflicto de intereses.

Con su propuesta de modificación del actual marco regulatorio, eliminando las incompatibilidades que recoge el actual Real Decreto 224/2008, el gobierno de la nación pretende dar un paso más en sus propósitos liberalizadores, desregulando el sector y dando entrada al mismo a los concesionarios de venta de automóviles y a las empresas de transporte, entre otros. Para evitar esto, AECA-ITV ha llevado a cabo diferentes actuaciones ante la Comisión Europea, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y el Consejo de Estado.