Preguntas Frecuentes

Defecto leve: Defecto que deberá repararse en un plazo máximo de dos meses. No exige una nueva inspección para comprobar que ha sido subsanado, salvo que el vehículo tenga que volver a ser inspeccionado por haber sido la inspección desfavorable o negativa.

Defecto grave: Defecto que inhabilita al vehículo para circular por las vías públicas excepto para su traslado al taller o, en su caso, para la regularización de su situación y vuelta a una Estación ITV para nueva inspección en un plazo no superior a dos meses, contados desde la primera inspección técnica desfavorable.

Defecto muy grave: Defecto que inhabilita al vehículo para circular por las vías públicas. En este supuesto, el traslado del vehículo desde la estación hasta su destino se realizará por medios ajenos al propio vehículo. Una vez subsanado el defecto, se deberá presentar el vehículo a inspección en un plazo no superior a dos meses, contados desde la primera inspección negativa.

 

Favorable: La inspección no presenta ningún defecto o presenta alguno pero que no tiene un efecto significativo en la seguridad del vehículo o sobre el medio ambiente. Deberán repararse en un plazo máximo de dos meses. No exigen una nueva inspección.

Desfavorable: Inspección con algún defecto detectado que tiene carácter grave. Son defectos inhabilitan al vehículo para circular por las vías públicas excepto para su traslado al taller o, en su caso, para la regularización de su situación y vuelta a una Estación ITV para nueva inspección en un plazo no superior a dos meses, contados desde la primera inspección técnica desfavorable.

Negativa: Inspección con algún defecto detectado que tiene carácter muy grave. Son defectos que inhabilitan al vehículo para circular por las vías públicas. En este supuesto, el traslado del vehículo desde la estación hasta su destino se realizará por medios ajenos al propio vehículo. Una vez subsanados los defectos, se deberá presentar el vehículo a inspección en un plazo no superior a dos meses, contados desde la primera inspección.

 

La inspección técnica se realiza conforme al Manual de proceso de inspección de las estaciones ITV editado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, en este se detalla los puntos a inspeccionar, el método de inspección y la calificación de los defectos.

A modo de resumen se verifican los siguientes apartados:

  • La identificación del vehículo (documentación, nº de bastidor y placas de matrícula).
  • El estado exterior del vehículo (carrocería y chasis del vehículo).
  • En relación con el control de emisiones, los sistemas de diagnósticos a bordo (OBD)
  • El estado interior del vehículo (asientos, cinturones de seguridad, campo de visión, inexistencia de aristas vivas, chequeo de airbag , etc..).
  • El sistema de alumbrado y señalización (luces de cruce y carretera, de intermitencia, de frenado, de niebla, etc).
  • El nivel de emisiones (ruido en los vehículos de dos ruedas, monóxido de carbono en los vehículos de gasolina y humos en los vehículos diesel).
  • Los frenos del vehículo.
  • La dirección.
  • Los ejes, los neumáticos y la suspensión del vehículo.
  • El estado del motor y de la transmisión.
  • Y por último, la no existencia en el vehículo de reformas sin legalizar.
 

Para conocer el importe se su inspección puede consultar las tarifas de inspección técnica, que están publicadas mediante la Resolución de 19 de diciembre de 2016, de la Dirección General de Industria, Energía y Minas, por la que se actualizan las tarifas de Inspección Técnica de Vehículos vigentes en Andalucía, para su aplicación a partir del año 2017.

Si usted ha comprado una furgoneta, que es válida para el transporte tanto de personas como de mercancías, la frecuencia de inspección, según establece el Real Decreto 920/2017, de 23 de octubre, es la más estricta de ambas modalidades, como transporte de mercancías, aunque usted la utilice como un turismo.

En determinados vehículos es posible el cambio de uso, si el vehículo está homologado para ello. Puede consultar la pregunta: “¿Cómo puedo reclasificar mi vehículo?”.

La generalización del uso del automóvil ha provocado un elevado número de accidentes de circulación, a lo que hay que añadir la degradación medioambiental que genera y la gran cantidad de energía que consume.

Entre el 10 y el 24% de los accidentes de circulación se deben a fallos mecánicos, siendo este porcentaje inferior en aquellos países donde se lleva a cabo la inspección técnica de vehículos. Gracias a la ITV se salvan cientos de vidas y se reducen el ruido y la emisión de gases contaminantes nocivos para la salud y el medio ambiente.

Páginas