¿Qué tipo de defectos se detectan en una ITV?

Defecto leve: Defecto que deberá repararse en un plazo máximo de dos meses. No exige una nueva inspección para comprobar que ha sido subsanado, salvo que el vehículo tenga que volver a ser inspeccionado por haber sido la inspección desfavorable o negativa.

Defecto grave: Defecto que inhabilita al vehículo para circular por las vías públicas excepto para su traslado al taller o, en su caso, para la regularización de su situación y vuelta a una Estación ITV para nueva inspección en un plazo no superior a dos meses, contados desde la primera inspección técnica desfavorable.

Defecto muy grave: Defecto que inhabilita al vehículo para circular por las vías públicas. En este supuesto, el traslado del vehículo desde la estación hasta su destino se realizará por medios ajenos al propio vehículo. Una vez subsanado el defecto, se deberá presentar el vehículo a inspección en un plazo no superior a dos meses, contados desde la primera inspección negativa.

 
0