HOY ENTRA EN VIGOR LA NUEVA NORMATIVA DE COMPROBACIÓN DEL SISTEMA DE CONTROL DE EMISIONES A TRAVÉS DEL OBD

  • La prueba se realizará a los vehículos ligeros matriculados desde 2011 (Euro 5 y Euro 6) y a los pesados matriculados desde 2015 (Euro VI)

Hoy lunes 10 de septiembre las estaciones ITV de Andalucía – al igual que en el resto del territorio nacional- han puesto en práctica la nueva revisión del Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV, que incluye como principal novedad la incorporación de herramientas de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD) para la comprobación del sistema de control de emisiones de los vehículos Euro 5, Euro 6 y Euro VI.

En concreto, la nueva medida afecta a los vehículos ligeros matriculados a partir de 2011 y a los vehículos pesados matriculados a partir de 2015.

No se trata de un nuevo sistema de control de emisiones, ni se van a medir nuevos contaminantes, sino que, a través del OBD se va a comprobar que el sistema de control de emisiones que incorporan dichos vehículos no presenta errores ni averías. También se comprobará si el sistema ha sido manipulado o presenta desconexiones o desmontajes fraudulentos.

El objetivo de la nueva normativa es aprovechar la información que proporcionan las centralitas electrónicas que incorporan los vehículos. En este caso, si la ITV detecta alguna avería en el sistema de control de emisiones, lo catalogará como defecto grave y obligará al usuario a que la repare. No obstante, es necesario resaltar que los vehículos bien mantenidos no deben tener problemas en la ITV.

Aunque la obligatoriedad comienza hoy, lo cierto es que desde VEIASA se han estado realizando en los últimos meses lecturas OBD en las estaciones de Utrera, Palma del Río, Sanlúcar la Mayor y Málaga-El Viso a modo de prueba y al objeto de familiarizarse con la nueva herramienta, detectar posibles problemas e informar a los usuarios. La lectura del OBD es un complemento a las tradicionales pruebas de control de emisiones, pero no las sustituye.

Este es un primer paso para que en un futuro no muy lejano en la ITV se inspeccionen también los sistemas de seguridad activa y pasiva controlados electrónicamente. La comprobación a través del OBD de sistemas tales como el control de estabilidad, el antibloqueo de frenos, los airbags, el sistema de alumbrado y señalización, los pretensores de los cinturones de seguridad, el kilometraje... se hará realidad cuando el Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV así lo establezca. De momento no hay fecha para ello.

Esta medida es un paso más en la consecución de los objetivos de la ITV que no son sino velar por la seguridad vial y preservar el medioambiente. En este sentido, se va a tener un mayor control sobre los aspectos relacionados con el medioambiente.