VEIASA ASISTE EN BRUSELAS A UN TALLER SOBRE MEDICIÓN DE NÚMERO DE PARTÍCULAS EN ITV

  • El Workshop titulado "Nuevas mediciones de número de partículas para la inspección de vehículos” ha estado organizado por el Comité Internacional de Inspección Técnica de Vehículos (CITA).
  • Han asistido expertos del sector de ITV de toda Europa, entre los que se encontraban miembros de la Comisión Euriopea.

La directora Técnica y de Operaciones de VEIASA, Macarena Fernández Rivera, y la jefa de Planificación de Metrología, Mª Ángeles Gálvez García, han participado en Bruselas (Bélgica) en el workshop titulado "Nuevas mediciones de número de partículas para la inspección de vehículos”, organizado por el Comité Internacional de Inspección Técnica de Vehículos (CITA), al que han acudido expertos de toda Europa y miembros de la Comisión Europea para conocer los últimos avances en la medición del número de partículas en la inspección del vehículo y las inspecciones en carretera.

Las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2,5) parecen ser un mejor indicador de la contaminación urbana que las que hasta ahora se han venido estudiando, las PM10. Esto se debe a que, en una alta proporción, las PM2,5 provienen de las emisiones de los vehículos más modernos y a que los sistemas de anticontaminación instalados en estos vehículos no están resultando ser tan eficaces como se esperaba. Ello provoca que diariamente toneladas de estas minúsculas partículas se emitan a la atmósfera con graves efectos sobre la salud de las personas, ya que poseen una gran capacidad de penetración en las vías respiratorias.

Debido a esta problemática, desde CITA llevan tiempo trabajando en encontrar sistemas de medición del número de partículas durante el proceso de inspección, a pesar de que aún la legislación europea no contempla realizar estas pruebas en las estaciones ITV.

Durante el workshop, que fue inaugurado por el presidente de CITA Gerhard Müller, los participantes asistieron a la demostración de la medición del número de partículas con tres equipos diferentes. Todos ellos tienen en cuenta no penalizar al usuario durante la inspección, ya que las pruebas mantienen la esencia de ser rápidas, sencillas y baratas.

Todas están pensadas para que el equipo se conecte al vehículo en ralentí y realizar la prueba en no más de dos minutos, tiempo que el inspector puede emplear en revisar otras partes del vehículo, como el acondicionamiento exterior, por lo que los tiempos no se incrementan.
Debido a la tecnología tan avanzada utilizada por los fabricantes que han desarrollado estos equipos, uno de los principales escollos con los que se encontrará esta prueba será la futura calibración de los equipos.